Protección Data

BLOG

PARA ESTAR AL TANTO DE LA REGULACIÓN Y NOVEDADES EN PROTECCIÓN DE DATOS

Blog
Compartir Facebook Twitter Linkedin
JAVIER CASAL TAVASCI

Las redes sociales de los menores

Las redes sociales están de moda. Sus funciones principales garantizan el éxito:

  • Se pueden compartir imágenes y videos de forma inmediata y en tiempo real.
  • Existen filtros, efectos, pegatinas y música que hacen más atractivo el contenido.
  • Se pueden etiquetar personas y temáticas mediante un hashtag.

Los usuarios refuerzan lazos de amistad, conocen gente nueva con gustos o amistades en común, comparten su día a día a través de sus fotografías y videos… pero, en ocasiones, conscientes o no, también descuidan su imagen e intimidad y con los menores hay que tener cuidado.

Los menores sienten la necesidad de integrarse socialmente, buscan la aceptación de sus compañeros, un cierto grado de reconocimiento y popularidad y están sometidos a la presión de mantener un perfil activo. Todo esto hace que entren en conductas de riesgo, como la exposición de demasiada información personal, retos virales peligrosos y hasta la publicación de imágenes con connotaciones sexuales.

Imágenes poco favorecedoras o descontextualizadas suelen traer, tras de sí, comentarios mordaces, que los menores muchas veces no saben gestionar. Otro riesgo es la baja autoestima cuando sus publicaciones no alcanzan el nivel de popularidad deseado.

Hace poco salió a la luz que Facebook Inc. (en la actualidad, Meta Platforms Inc.) ocultó un informe interno realizado por Instagram –red social de la que es propietaria– sobre la influencia negativa de Instagram en chicas jóvenes. El documento señala que «las adolescentes culpan a Instagram por el aumento de su ansiedad y depresión». En Estados Unidos un 40% de los usuarios de Instagram tiene menos de 22 años y el dato es fácilmente extrapolable al resto del mundo. 

Un menor de edad puede abrir una cuenta en redes sociales con catorce años. Demasiado pronto, quizá, pero es legal, si lo hace.

Si son menores de catorce años el control de los padres sobre la cuenta del menor es absoluto, pero hagan las cosas bien y tengan presentes las recomendaciones de los expertos:

  • Abrir juntos el perfil de la red social. Configuren juntos las opciones de privacidad para evitar que sus publicaciones puedan ser públicas o indexadas en los buscadores y eviten las opciones de ubicación que posibiliten a terceros identificar el lugar donde se encuentra el menor. 
  • Crear una contraseña segura. Aprovechen dicho momento para inventar juntos una contraseña segura y explicarle la importancia de no compartirla con nadie excepto con Uds. El menor debe entender que es por su seguridad, nunca para entrar sin su permiso en la cuenta.
  • Emplear un pseudónimo o alias para impedir la identificación del menor.
  • Negociar el contenido. Es importante hacerle entender al menor que cualquier cosa que publique en Internet tiene consecuencias. 
  • Emplear herramientas de control parental para evitar el acceso a contenido inapropiado.
  • Establecer una rutina de supervisión, que incluya tareas de monitorización para conocer los sitios web que ha visitado. Los expertos aconsejan revisar periódicamente la cuenta, pero no a diario, para no generar desconfianza. 
  • Normalizar la conexión a la red social en presencia de los adultos. Eso sí, la actitud de los padres ha de ser respetuosa para mantener la confianza del menor.
  • Establecer normas en cuanto a horarios y tiempos máximos de conexión. 
  • Instalar el ordenador en un espacio común, como la sala de estar.   

Y la pregunta del millón: ¿Pueden los padres o tutores ver el contenido de las redes sociales de sus hijos sin su consentimiento tras los catorce años?. Pues, depende. 

La Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor establece en su artículo 4 apartado 1: «Los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Este derecho comprende también la inviolabilidad del domicilio familiar y de la correspondencia, así como del secreto de las comunicaciones». A su vez, el apartado 5 del referido artículo dispone: «Los padres o tutores y los  poderes públicos respetarán estos  derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros».

En cualquier caso, aunque tengan más de catorce años se tomará en consideración las condiciones de madurez del menor, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 3 apartado 1 de la Ley 1/1982, de 5 de mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad y a la Propia Imagen, si bien la madurez se presume con esa edad.

Para quien quiera saber más, la sentencia del Tribunal Supremo de 10 de diciembre de 2015, Sala Segunda, de lo Penal, Sentencia 864/2015, Recurso de casación nº 912/2015, establece las condiciones necesarias para considerar legítimo el acceso a la cuenta de Facebook de un menor –de quince años de edad– sin su consentimiento.

Fiscalizar, o controlar, el contenido de las redes sociales de los hijos mayores de catorce años supone, con la ley en la mano, una intromisión en su derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones, pero caben excepciones, como cuando peligra la integridad del menor, por ejemplo en los casos de ciberbullying o ciberacoso, mediante su hostigamiento a través de insultos, amenazas, humillaciones, distribución de fotografías manipuladas, suplantación de su identidad, etc. Si este fuera uno de los casos, el derecho u obligación de los padres o tutores de cuidar y velar a sus hijos, que viene establecido en el artículo 154 del Código Civil, prima sobre la intimidad de los menores.

Puede que sus hijos no sean las víctimas, sino los victimarios, y en tal caso, siendo sus hijos menores de edad, como padres son responsables civiles subsidiarios, es decir, los responsables de abonar a la víctima la correspondiente indemnización.  

Los padres o tutores no puedan fiscalizar las cuentas de sus hijos mayores de catorce años, pero si pueden dentro de su hogar fijar normas de uso, como no dejarles mantener videoconferencias encerrados en su habitación, crear controles parentales mediante aplicaciones como Qustodio, Kid’s Place, Google Family Link o Screen Time o establecer restricciones de acceso a la cámara o a determinados sitios web. Naturalmente, las restricciones irán desapareciendo conforme el menor vaya demostrando que está siendo responsable en el uso de las redes sociales e Internet.

No se pueden poner puertas al campo. De modo que la clave está en la educación de los menores, no solo en los centros docentes, también en casa, para que tomen consciencia de los riesgos y de la necesidad de adoptar precauciones ante comportamientos y actitudes que puedan resultarles extrañas.

Si sus hijos insisten en abrir una cuenta en una red social cualquiera –y no pueden persuadirles de lo contrario– siendo mayores de catorce años no pueden impedírselo. En tal caso, los “expertos” aconsejan sentarse a hablar con los menores e intentar que respondan a las siguientes preguntas: 

  1. ¿Qué te gusta de esa red social?
  2. ¿Qué tipo de contenido quieres compartir?
  3. ¿Qué amigos piensas agregar?
  4. ¿Qué harás si un desconocido te pide amistad?
  5. ¿Eres consciente de la importancia de tener una contraseña segura?
  6. ¿Cuáles son las cinco cuentas o perfiles que te gustaría seguir?
  7. ¿Sabrás gestionar las críticas y comentarios negativos?
  8. ¿Qué harías si alguien te acosa a través de la red social?
  9. ¿Qué harías si comparten contigo una imagen o video inadecuado?
  10. ¿Conoces las herramientas de gestión de privacidad de la red social?

Si las respuestas son las adecuadas y demuestran tener sensatez para saber gestionar la cuenta, denles un margen de confianza. En caso contrario, estén muy atentos y hagan lo posible para que sean responsables y en caso de duda sobre un mal uso intervengan, eso sí, con la moderación que exige la sociedad moderna.

Este mundo se ha vuelto demasiado complicado y los niños dejan de ser niños demasiado pronto, pero es el mundo que les ha tocado vivir y los padres deben valerse de su experiencia como adultos para enseñarles a gestionar este mundo lo mejor posible.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha creado un canal de ayuda para resolver posibles dudas. Les dejo un enlace a dicho canal: https://www.is4k.es/ayuda

Actualización

Fiscalía de delitos informáticos de Barcelona advierte del robo de fotografías de menores de edad, de entre 12 y 18 años, publicadas en sus perfiles sociales para utilizarlas como reclamo en portales pornográficos de pago (fuente aquí).

EnglishPortuguêsEspañol
error: Contenido protegido por derechos de propiedad intelectual