Protección Data

BLOG

PARA ESTAR AL DÍA EN PROTECCIÓN DE DATOS Y SEGURIDAD DE LA INFORMACIÓN

Blog
Compartir Facebook Twitter Linkedin
JAVIER CASAL TAVASCI

Recogida de residuos “puerta a puerta” en Barcelona

Si quieres conocer a alguien, mira el cubo de su basura. Seguro que habrán oído esa frase.

El Ayuntamiento de Barcelona ha implantado, entre otros, un sistema de recogida de residuos «puerta a puerta» con el objetivo de incentivar la recogida selectiva de los residuos reciclables. Dicho sistema se inició en el barrio de Sarrià. Poco después, se implantó, no exento de polémica, en Sant Andreu de Palomar y está previsto extenderlo, paulatinamente, a otros barrios.

El sistema obliga a usar bolsas de basura reciclables de color amarillo para los envases y de color gris para el resto de residuos. Las bolsas son semitransparentes y dejan el contenido a la vista. El papel se deposita en bolsas de papel o cajas de cartón. El Ayuntamiento facilita a cada hogar un kit, compuesto por bolsas, un contenedor pequeño y otro mayor para dejar la basura en la calle. Estos elementos de contención incluyen un TAG RFID UHF (etiqueta) pegado, que se asocia a un código que identifica la fracción recogida y la vivienda, comercio o equipamiento generador del residuo. Las bolsas son gratis y se reponen, mínimo, una vez al año.

Las bolsas con residuos reciclables no se depositan en contenedores, sino en la acera junto al portal del edificio, en función de un calendario semanal predeterminado y a unas horas concretas (entre las 20:00 y 22:00 horas). La basura orgánica se deposita en “contenedores inteligentes” que se abren con un identificador que registra la fecha y hora en la que se deposita la basura. En fincas urbanas con más de 40 viviendas se instalarán “buzones” de uso exclusivo para cada Comunidad de propietarios. En el futuro, el sistema se completará con buzones para depositar pañales y para residuos de artículos de higiene femenina.

Según el Ayuntamiento de Barcelona, el nuevo sistema permite identificar al generador del residuo y, por tanto, posibilita la implantación de sistemas de fiscalización más justos. A cambio del control de la basura que genera cada hogar, el Ayuntamiento promete bonificaciones en la tasa de residuos para aquellos que mejor reciclen. Claro está, la adhesión al sistema no es voluntaria, o sea, le es impuesto, le guste o no.

Dictamen de la Autoridad Catalana de Protección de Datos

La Autoridad Catalana de Protección de Datos elaboró un dictamen como respuesta a la consulta del Ayuntamiento de Barcelona sobre la implementación del sistema de recogida selectiva de residuos «puerta a puerta», que pueden encontrar haciendo clic aquí

El Dictamen advierte que, el sistema de recogida de residuos propuesto, puede facilitar «un volumen considerable de información sobre las personas que habitan en un determinado domicilio, incluso, puede afectar a aspectos de su intimidad. Puede revelar hábitos de consumo, hábitos vinculados a la forma en que se depositan los residuos, preferencias alimentarias o de otro tipo, incluso información vinculada a categorías especiales de datos, como datos de salud (incluyendo adicciones), tendencias políticas, religiosas, etc.»

El hecho de que los residuos se depositen de forma que permita identificar su origen comporta «una innegable afectación por la protección de datos personales y la privacidad de las personas, incluso si se realiza a través de recipientes que estén codificados con un código que no pueda ser identificado directamente por terceras personas. Este riesgo aumenta claramente en el caso de que el sistema de codificación no sea suficientemente seguro o que los recipientes codificados deban depositarse directamente en la vía pública (por ejemplo en el caso de viviendas unifamiliares), de forma que se pueda determinar fácilmente su origen». 

El sistema permite «conocer y evaluar durante un periodo largo de tiempo el comportamiento de las personas que son usuarias, dada la grabación de los datos vinculados a la lectura de las etiquetas incorporadas en los elementos de contención o, en su caso, al uso de las tarjetas o de llaveros electrónicos para el acceso a contenedores. Es decir, permiten la elaboración de perfiles sobre las personas usuarias».

La Autoridad Catalana de Protección de Datos concluye que el sistema de recogida de residuos «puerta a puerta» implica un riesgo para los derechos y las libertades de los usuarios. Por ello, su implementación requiere realizar una evaluación de impacto en la protección de datos y si «se constatara la existencia de un modelo concreto de recogida selectiva más garante o con menor riesgo para la protección de datos de las personas usuarias, y el resto de condicionantes evaluados lo permitieran (medioambientales, económicos, urbanísticos, poblacionales, etc.), sería necesario decantarse por la implementación de este modelo».

A saber lo que dirá la evaluación de impacto para sostener el sistema, porque no parece que ofrezca muchas garantías en materia de protección de datos personales.

Exposición constante de datos personales

Con el reparto a domicilio es habitual ver infinidad de cajas de cartón, tanto dentro como fuera de los contenedores habilitados al efecto. La mayoría de las personas no borran sus datos personales como destinatarios, habitualmente, nombre y apellidos, dirección y teléfono.

Permítanme un consejo: compren un rotulador, a poder ser negro, y borren sus datos personales, antes de depositar las cajas en la basura. Borrarlos no les llevará más de diez segundos. 

EuskaraCatalàGalegoPortuguêsEspañol
error: Contenido protegido por derechos de propiedad intelectual. Se prohíbe su reproducción, transformación, distribución y comunicación pública a título lucrativo por cualquier medio y soporte. Advertir que la infracción de los derechos relativos a la propiedad intelectual es constitutiva de delito (arts. 270 y ss. CP).