Protección Data

BLOG

PARA ESTAR AL DÍA EN PROTECCIÓN DE DATOS Y SEGURIDAD DE LA INFORMACIÓN

Blog
Compartir Facebook Twitter Linkedin
JAVIER CASAL TAVASCI

La estafa de la protección de datos a coste cero

Como en otros sectores, en esto de la protección de datos podemos encontrarnos con profesionales, aficionados y estafadores.

Los que llamo «aficionados» responden al perfil de buenos comerciales, pero carentes de la formación necesaria. Tienen los conocimientos justos para redactar un manual de gestión de nivel básico. Con el tiempo, muchos acaban desapareciendo del mercado, aunque siempre surgen nuevos oportunistas.

Luego, tenemos profesionales y empresas que saben lo que hacen, que trabajan bien y que lo hacen a precios de mercado.

Y, por último, están los «estafadores» que son aquellos que le venden al cliente que la adaptación de su organización a la nueva normativa de protección de datos le saldrá gratis. Sí, ha leído bien: GRATIS.

Les explico en que consiste el fraude:

Para ayudar a la formación continua de los trabajadores y desempleados nació la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE) conocida como Fundación Tripartita, en tanto que está participada por la Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas, las principales organizaciones sindicales (CCOO, UGT y CIG) y las organizaciones empresariales más representativas (CEOE y CEPYME). Una de sus principales funciones es la gestión de los denominados «créditos para formación».

El «crédito para formación» se calcula a partir de dos parámetros: lo cotizado por la empresa en concepto de Formación Profesional en el año anterior y el tamaño de su plantilla. Todas las empresas que cotizan por Formación Profesional, independientemente de su tamaño y fecha de creación, tienen un crédito mínimo de 420 €/anuales.

¿Qué hacen los “estafadores”?.

Lo primero, suelen acreditarse como centros y entidades de formación ante el Servicio Público de Empleo Estatal. Créanme que no es muy difícil conseguirlo, y si no lo consiguen se asocian con alguien que lo haya conseguido. Tras ello, le facturan los trabajos de adaptación de su organización a la nueva normativa de protección de datos como horas de formación de sus trabajadores con cargo a los créditos para formación (huelga decir que los trabajadores nunca reciben tal formación). 

El empresario que contrata con estos estafadores incurre en varios fraudes:

1º.- Fraude fiscal, porque los servicios de asesoría y consultoría en materia de protección de datos incluyen un I.V.A. al 21% que en los cursos bonificados no se aplica, porque están exentos de I.V.A.

2º.- Fraude a la Seguridad Social, pues efectúan una declaración basada en hechos y datos falsos que ocasionan deducciones fraudulentas en las cuotas a satisfacer a la Seguridad Social. De modo que el empresario, aparte de la sanción tributaria, tendrá que devolver las bonificaciones con intereses de demora y tendrá que hacer frente a las sanciones que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social le pueda imponer, todo ello sin perjuicio de las responsabilidades penales en las que pudiera haber incurrido.

3º.- Fraude en el ámbito de la protección de datos. Los servicios de estos estafadores son de baja calidad, basados en documentos genéricos o formularios que no atienden a las características específicas de la organización. En consecuencia, no suelen cumplir con lo dispuesto en la normativa de protección de datos. Por ello, como responsables del tratamiento pueden enfrentarse a elevadas multas por su incumplimiento. Además, tengan presente que los servicios prestados se disfrazan como formación, de modo que carecen de garantía de cumplimiento alguna. 

La Agencia Española de Protección de Datos publicó en julio de 2019 un comunicado, que pueden consultar aquí, sobre los riesgos de la práctica irregular de servicios de protección de datos a «coste cero». En el mismo sentido, FUNDAE también publicó un comunicado, que pueden consultar aquí.

A mediados de 2021, la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) lanzó una campaña de concienciación en la que una página web simula ofrecer servicios gratis sobre protección de datos pero que, al interactuar con ella, intenta informar y alertar sobre las malas prácticas en este campo. Pueden acceder a dicha web haciendo clic aquí y al Decálogo contra el fraude en la contratación de proyectos de adecuación en protección de datos de APEP haciendo clic aquí.

No se dejen seducir por falsos profesionales y estafadores que les puede salir muy caro. Además, perjudican a aquellos que nos esforzamos, día a día, por ser buenos profesionales, honestos y dar un servicio de calidad.  

EnglishPortuguêsEspañol
error: Contenido protegido por derechos de propiedad intelectual. Se prohíbe su reproducción, transformación, distribución y comunicación pública a título lucrativo por cualquier medio y soporte. Advertir que la infracción de los derechos relativos a la propiedad intelectual es constitutiva de delito (arts. 270 y ss. CP).