Protección Data

BLOG

PARA ESTAR AL DÍA EN PROTECCIÓN DE DATOS Y COMPLIANCE

Blog
Compartir Facebook Twitter Linkedin
JAVIER CASAL TAVASCI

Negocios Digitales. Identidad e imagen corporativas

Crear una empresa es relativamente sencillo, pero conseguir que tenga éxito y se consolide no lo es tanto. No basta con tener una buena idea, hay que ser constantes, esforzarse por mejorar cada día, saber evolucionar y superar las dificultades que vayan surgiendo. También, hay que entender que no todo el mundo vale para ser “emprendedor”. 

No hay recetas mágicas para que una empresa triunfe. Tener un buen producto u ofrecer un buen servicio es, por descontado, esencial, pero también lo es saber rodearse de un buen equipo, que crea firmemente en el proyecto y se involucre al máximo. La formación constante del personal y la búsqueda de talento son, igualmente, vitales para el futuro de la empresa. 

Lo primero que uno hace cuando decide constituir una empresa es elegir la “denominación social”, que puede o no coincidir con el “nombre comercial”. Elegir un nombre y un logotipo para crear una marca propia puede parecer una tarea sencilla, pero no lo es. En los negocios online, la elección del nombre comercial suele venir condicionada a que el dominio que se corresponde con dicho nombre esté libre.  

En el diseño de un logotipo hay que cuidar las formas y elegir convenientemente los colores y las tipografías. Los expertos recomiendan no usar más de tres colores, emplear tipografías sencillas y evitar formas difíciles de reproducir. Además, hemos de procurar que el logotipo sea atemporal, si bien todos evolucionan para adaptarse a los tiempos. 

Definido el nombre comercial y el logotipo podemos construir la imagen de marca de la empresa y a partir de ahí la “identidad corporativa”.

Jeff Bezos, para quien no lo sepa el fundador de Amazon, pronunció la siguiente frase: «La identidad de la marca es lo que las personas dicen sobre ti cuando no estás presente». Por encima de todo, hemos de cuidar la “imagen corporativa” que es la proyección de nuestra “identidad corporativa”.

Les pondré un ejemplo cercano:

Cuando iniciamos este proyecto que llamamos PROTECCIÓN DATA tuvimos que decidir, además del nombre comercial, que fácilmente se asocia a la protección de datos, un logotipo. 

El diseño de nuestro logotipo parece simple: una “P” de “Protección” y una “d” de “Data” o “Datos”, que es la misma “P” invertida. Ambas letras se enmarcan dentro de un círculo, que le otorga al logotipo fluidez y dinamismo. El concepto de partida fue que el logotipo se pudiera ver desde cualquier lado de la mesa, sin necesidad de girarlo.

Otra decisión, también importante, fue la elección de los colores corporativos, que son el azul oscuro, que transmite seriedad y solidez, combinado con el blanco, que transmite transparencia y sencillez. Ambos colores predominan en la página web y en el material corporativo. Su combinación da mucho juego. Cuando el fondo de la página es blanco, el fondo del logotipo es azul con las letras en blanco, y cuando el fondo de la página es oscuro, el fondo del logotipo cambia a blanco con las letras en azul, en cualquier caso, el logotipo mantiene su esencial. 

Un logotipo puede gustar, más o menos, pero cuando es improvisado se nota, transmite sensación de dejadez y no infunde confianza en el potencial cliente. 

Una marca bien definida transmite confianza, seguridad, estabilidad, nos distingue de la competencia y causa en el cliente una impresión positiva y duradera. Pero tan importante es crear la marca como protegerla frente a terceros mediante su registro en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), así como registrar los dominios en los negocios online.

El logotipo de la marca de automoción BMW es un buen ejemplo de logotipo atemporal que en sus cien años de historia ha sabido evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos

PortuguêsEspañol
error: Contenido protegido por derechos de propiedad intelectual. Se prohíbe su reproducción, transformación, distribución y comunicación pública a título lucrativo por cualquier medio y soporte. Advertir que la infracción de los derechos relativos a la propiedad intelectual es constitutiva de delito (arts. 270 y ss. CP).