Protección Data

BLOG

PARA ESTAR AL DÍA EN PROTECCIÓN DE DATOS Y SEGURIDAD DE LA INFORMACIÓN

Blog
Compartir Facebook Twitter Linkedin
JAVIER CASAL TAVASCI

Mensajería instantánea y protección de datos

¿Quién no tiene instalada una aplicación de mensajería instántanea en el teléfono móvil?. ¿Hacen un uso responsable de dichas aplicaciones?.

En este artículo, vamos a analizar los tres supuestos que causan más controversia.    

Capturas de pantalla

¿Quién en una conversación con otra persona no le ha enviado la captura de una conversación previa para no tener que repetirla?.

¿Se pueden enviar capturas de pantalla de conversaciones mantenidas con terceros sin conocimiento y aprobación de estos?.  

Si enviamos a otra persona una captura de una conversación, en la que ambos somos interlocutores, no estamos lesionando ningún bien jurídico protegido, por tanto, no incurrimos en delito alguno.

Lo que es ilícito es divulgar a terceros una conversación sin el consentimiento de los interlocutores. En tal caso, estaríamos incurriendo en un delito de descubrimiento y revelación de secretos, tipificado en el artículo 197 del Código Penal, cuyo apartado 1 dispone:

«El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses».

A su vez, el apartado 7 del artículo 197 del Código Penal dispone:

«Será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses el que, sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona.

La pena se impondrá en su mitad superior cuando los hechos hubieran sido cometidos por el cónyuge o por persona que esté o haya estado unida a él por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa».

El tipo penal exige la utilización del dato reservado de carácter personal sin estar autorizado el sujeto activo y el elemento subjetivo del injusto de actuar el sujeto activo en perjuicio de otro. De modo que, si en una captura de pantalla aparece, por ejemplo, el nombre, el número de teléfono, una fotografía del sujeto o cualquier otro dato personal y se difunde sin autorización y en perjuicio de este, quien la difunde asume el riesgo de ser condenado por un delito de revelación de secretos. También es delito la «divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre» según el artículo 7 de la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección civil al derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Igualmente, espiar las conversaciones privadas de otra persona es constitutivo de delito, pues se atenta contra su privacidad, pudiendo ser castigado al amparo del artículo 197 del Código Penal. La pena se verá agravada si quien espía el dispositivo es el cónyuge o pareja de hecho, aun sin convivencia, o si la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa.

Administrador de grupos

Estoy seguro que, a más de uno, le habrá ocurrido que el administrador de un grupo lo ha añadido al mismo sin antes habérselo consultado. Pues bien, esta práctica es irregular y si la finalidad del grupo es comercial, la AEPD la sancionado con 2.000 € por vulneración del artículo 32 apartado 1 letras b) y d) del RGPD (PS/00260/2021).

Cuando se crea un grupo, su administrador está compartiendo entre los distintos miembros un dato personal como es el número de teléfono y la fotografía de perfil, que puede ser un dato personal cuando representa la imagen de la persona.  

La Agencia Española de Protección de Datos, en el procedimiento AP/00023/2017nos recuerda «la exigencia de contar no sólo con el consentimiento previo e inequívoco de los titulares afectados para incluir sus datos de carácter personal en grupos de WhatsApp, o de cualquier otra aplicación de mensajería instantánea que ofrezca un servicio de comunicación electrónica grupal semejante, sino también de que dicho uso de datos personales responda a las finalidades concretas para las cuales se obtuvieron y fue autorizado su tratamiento por sus titulares». La infracción se califica como grave.

Contenido ilícito

El catálogo de delitos que se pueden cometer a través de las aplicaciones de mensajería instantánea es extenso: amenazas (arts. 169 a 171 CP), delitos contra el honor como calumnias (arts. 205 a 207 CP) o injurias (arts. 208 a 210 CP), delitos de odio (art. 510 CP), coacciones (art. 172 CP), distribución de pornografía infantil (art. 183 ter apartado 2 CP) o de provocación sexual (art.186 CP), delitos contra la propiedad industrial (arts. 273 a 277 CP) o intelectual (art. 270 CP), entre otros.

Uno de los mayores problemas de este tipo de aplicaciones es que carecen de controles sobre la edad de quienes las usan.

Cualquier menor puede usarlas con los riesgos que un uso irresponsable conlleva. Se echa en falta un control parental que limite o restringa el uso de estas aplicaciones a menores.

EnglishPortuguêsEspañol
error: Contenido protegido por derechos de propiedad intelectual. Se prohíbe su reproducción, transformación, distribución y comunicación pública a título lucrativo por cualquier medio y soporte. Advertir que la infracción de los derechos relativos a la propiedad intelectual es constitutiva de delito (arts. 270 y ss. CP).