Protección Data

BLOG

PARA ESTAR AL DÍA EN PROTECCIÓN DE DATOS Y SEGURIDAD DE LA INFORMACIÓN

Blog
Compartir Facebook Twitter Linkedin
JAVIER CASAL TAVASCI

ChatGPT

En junio de 2021 publiqué un artículo en este blog sobre el futuro de la Abogacía, que dejo enlazado aquí. Un futuro que estará vinculado a la inteligencia artificial. Pues bien, ya se ha dado algún pasito.

Decía en aquel artículo que el gran cambio que se avecina en la Abogacía vendrá de la mano de la inteligencia artificial, que traerá consigo:

  • Plataformas que permitirán, mediante chatbots, como ChatGPT o ChatCompose responder a ciertas consultas con un lenguaje comprensible de forma sorprendentemente rápida.
  • Automatización en la creación de documentos legales a través de sistemas inteligentes basados en «big data».
  • Revisión de documentación con relevancia jurídica a través de mecanismos automatizados.
  • Herramientas de analítica predictiva, a partir de información estadística sobre posibilidades de éxito de acciones judiciales en tribunales concretos.

Un ejemplo de chatbot, digamos de segunda generación, es ChatGPT, desarrollado por la compañía OpenAI. Se trata de una empresa de investigación de inteligencia artificial, fundada en California, entre otros, por Elon Musk, Reid Hoffman y Sam Altman en el año 2015 y en la que Microsoft ha invertido mil millones de dólares.

El algoritmo de ChatGPT utiliza una técnica de aprendizaje denominada «modelización autorregresiva del lenguaje» gracias a la cual es capaz de responder con un lenguaje sorprendentemente natural.

Lo que diferencia a ChatGPT de otros chats conversacionales es que no responde sobre la base de un conjunto de comandos predeterminadas, sino que sus respuestas surgen del aprendizaje automático a partir de una inmensidad de datos que provienen de diferentes fuentes. Por el momento, ChatGPT no está conectado a Internet para acceder y buscar información reciente. El algoritmo fue entrenado mediante 500.000 millones de palabras extraídas de textos publicados en Internet y varias colecciones enteras de libros.

Su funcionamiento es realmente sencillo. Basta con que el usuario le formule una pregunta de manera convencional para que el algoritmo le ofrezca una respuesta rápida, coherente y con una síntasis casi perfecta.

Veamos un ejemplo a partir de una consulta sencilla que, personalmente, le formulé al algoritmo. La pregunta era: Qué trámites hay que hacer para un divorcio de mutuo acuerdo sin hijos en España. Vean que no emplee signos de interrogación, y aun así, el algoritmo entendió que era una pregunta. Veamos la respuesta:

La respuesta no es acertada, si bien hemos de tener en cuenta que el algoritmo no está entrenado para ello. No obstante, fíjense que sin preguntarle, nos advierte acerca de la posibilidad de incluir en el trámite de divorcio la liquidación del régimen económico matrimonial. 

Ahora, vamos a preguntarle sobre la documentación que hay que tener para presentar una demanda de divorcio de mutuo acuerdo.

La respuesta tampoco es acertada, pero insisto en que el algoritmo no está entrenado. Con el tiempo, la respuesta será tan acertada como la que un abogado experto en familia le pueda brindar. 

Preguntémosle, ahora, si existe el derecho natural. Veamos la respuesta:

Junto al derecho natural está el derecho positivo. Veamos que nos dice el algoritmo sobre este último. La respuesta, a ambas preguntas, es correcta.

Por último, vamos a retarle para que nos haga un contrato de compraventa de una bicicleta. 

Es un contrato básico, pero podría servir para formalizar la compraventa de la bicicleta, y lo ha generado en menos de cinco segundos.

OpenAI está trabajando en otros algoritmos como Dall-E-2. Uno de los generadores de imágenes más avanzados del momento, pues permite crear imágenes con apariencia fotorrealista con una sencilla descripción. No es el único, hay más generadores de imágenes que son , igualmente, sorprendentes como Midjourney y Stable Diffusion.

No solo OpenAI está perfeccionando sus herramientas de inteligencia artificial. Google ha presentado Sparrow, su alternativa a ChatGPT. Microsoft tiene en la recámara Text to Speech (TTP) que permite la conversión de texto a voz fluida y natural. TTP dispone de 400 voces neuronales en 140 idiomas y dialectos. El texto a voz neuronal admite varios estilos de habla como noticias, servicios de atención al cliente, gritos, susurros y emociones como la alegría y la tristeza. Además, podemos controlar la velocidad y el tono. Si quieren trastear con TTP hagan clic aquí.

Conclusiones

Decía en aquel artículo publicado en junio de 2021 que la clave para asegurar el futuro de la Abogacía es superación, motivación, ilusión compartida y no tener miedo a los cambios.

La inteligencia artificial permitirá automatizar ciertas tareas como el análisis de datos o la creación de contenidos, por ejemplo, redacción de contratos, e incluso se ocupará de la atención al cliente y de dar respuesta a consultas sencillas, pero el trato personal con el cliente es irremplazable.

Estamos obligados a trabajar con la mente abierta, con ilusión y con grandes dosis de creatividad. Hay que asumir la nueva realidad y paulatinamente implantar la inteligencia artificial en los despachos. La inteligencia artificial no va a sustituir a los abogados; ahora bien, aquellos abogados que incorporen la inteligencia artificial al oficio puede que sustituyan a aquellos que no la usen. Les pongo un ejemplo para que entiendan a que me refiero: la búsqueda de jurisprudencia. Con una base de datos actual podemos recopilar la jurisprudencia necesaria para un tema en un día. También se podría buscar en los antiguos tomos de Aranzadi, pero alcanzar el mismo resultado nos llevaría una semana. Pues esto mismo pasará con la Inteligencia Artificial.

Todas las profesionales sufrirán el impacto directo de la inteligencia artificial. Les pongo un ejemplo: la inteligencia artificial ofrecerá diagnósticos, a partir de imágenes radiológicas, con una probabilidad de acierto casi absoluta. Entonces, ¿serán necesarios los radiólogos?.

En el mundo audiovisual, ¿serán necesarios los actores de doblaje cuando la inteligencia artificial sea capaz de perfeccionar la típica voz monótona, sin cambios de ritmo, emociones, etc.? ¿y los guionistas?

Si el algoritmo se perfecciona, ¿será capaz de recopilar información de actualidad y redactar artículos periodísticos de calidad? Al respecto, les comparto un interesante artículo publicado en La Vanguardia que pueden consultar haciendo clic aquí.  

Seguramente esas profesiones y otras sobrevivirán, pero tendrán que reinventarse para adaptarse a la nueva realidad de las cosas.

Si quieren trastear con ChatGPT les dejo enlazado aquí su portal de acceso. También les dejo aquí el enlace al portal de acceso de Dall-E-2. 

EuskaraCatalàGalegoPortuguêsEspañol
error: Contenido protegido por derechos de propiedad intelectual. Se prohíbe su reproducción, transformación, distribución y comunicación pública a título lucrativo por cualquier medio y soporte. Advertir que la infracción de los derechos relativos a la propiedad intelectual es constitutiva de delito (arts. 270 y ss. CP).